Esta semana he tenido varias sesiones individuales y grupales. En dos ocasiones ha salido la maravillosa frase «es que esto es muy complicado» aludiendo a lo difícil que es aplicar la inteligencia emocional a uno mismo. Todos vemos lo fácil que es el trabajo de los demás y lo difícil que es el nuestro.

Llevo unos días revisando videos de motivación, imágenes sugerentes y en general documentación que mueva a la acción. He encontrado uno que quería compartir porque habla exactamente de eso. De lo difícil que es ser el número uno, aunque visto desde la distancia parezca fácil.

Si no se ve bien (creo que a veces da error) puedes verlo en Youtube

 

Cada día nos ponemos múltiples excusas para evitar dar ese paso, para rechazar un cambio, para posponer esa decisión, para retrasar esa conversación pendiente a veces con otros a veces con uno mismo. Si tienes dudas ve a un espejo, mírate a los ojos y pregúntate ¿Y si fueran excusas?