¿Quien eres tú sin miedo?

/, coaching, emociones, equilibrio, Motivación/¿Quien eres tú sin miedo?

¿Quien eres tú sin miedo?

El miedo nos afecta a todas las personas, a todas. A veces los hijos piensan que sus padres no temen a nada. Y a veces tendemos a pensar que la máxima dirección de la organización tampoco tiene miedo. Son personas y tienen miedos como tú y como yo.
Tener miedo, es de prudentes, saberlo vencer, es de valientes.
¿Quién eres tú sin miedo? Eres tú mismo. Tu yo más auténtico. Cuando actúas con miedo es más difícil que seas tú, que accedas a tus recursos y que tomes las mejores decisiones.

¿Por qué hay miedo ahora?

Estamos entrando en la parte de la curva que transita entre el enfado y el miedo. Me he atrevido a actualizar la situación de la curva de cambio por el COVID y proyectar qué es lo que viene.
Curva del cambio
Se sigue ampliando el confinamiento, empezamos a ver en riesgo vacaciones, el impacto económico se incrementa y empezamos a tener algún familiar o amigo afectado por el virus. Algunos gurús asientan la felicidad en tres pilares: tener salud, disponer de tu sustento básico y tener unas buenas relaciones. Estamos en un momento donde los tres pueden tambalearse.
Y el virus del miedo es mucho más poderoso que el propio COVID. La mejor forma de contarlo es este vídeo del fantástico Prince Ea.

¿Es malo el miedo?

Como todas las cosas, el miedo no es bueno ni malo; simplemente es. Tiene su función, advertirnos de peligros. Y hasta ahí bien. Es si dejamos que se apoderen de todas nuestras decisiones  cuando aparecen los problemas.
Todas las emociones tienen su función. En un cambio el miedo nos avisa de aquello que es importante, lo que no queremos perder. Y tendremos que protegerlo de alguna manera en la nueva situación. El miedo nos indica qué tenemos que mantener en la nueva situación.

¿Qué puedo hacer con el miedo?

Estos días he compartido sobre el miedo con un par de amigos muy cracks (David Villota y Pablo Campos).
Conquistar el miedo es el comienzo de la riqueza (Bertrand Russell)
Ayuda escribir tus miedos. Ante esta situación la verdad es que tengo pocos miedos. Si indago aparecen algunas cosas: mi hijo tiene asma, si se contagia no debería pasar nada, y no lo se. Mi suegra es mayor, aquí toda precaución es poca. El padre de una amiga lleva varias semanas en crisis infectado. Tengo un amigo que ha estado confinado con su mujer embarazada y 2 de sus hijas también confinadas. Otro amigo está confinado y su mujer con pánico a los virus. No soy muy consciente de estos miedos, y están ahí.
En cuanto al trabajo, he cancelado casi todo por la situación actual; y no tengo miedo. He pasado mucho miedo en los últimos 5 años; a pesar de irme las cosas muy bien siempre había algo de «miedo a perder» lo conseguido. En esta situación me he llenado de confianza. Confío en que de alguna manera, como dicen todos los niños con sus arcoiris, «todo va a salir bien».
Para poder llevarte bien con tus miedos además de escribir sobre ellos  te ayudará la curiosidad y la confianza. Afrontar el miedo con curiosidad, mirarle a los ojos y contemplarlo. Y confiar en tí, en tus posibilidades, y en que la vida es perfecta tal y como es.

Sobre la tristeza

La tristeza vendrá después del miedo. Con resignación; llega la Semana Santa, no nos iremos de vacaciones,….. Ha habido mucha tensión en las empresas, en los trabajadores ,y en cuanto se estabilice podrán relajarse un poco. Ahí van a aparecer toda la tristeza, cansancio y la necesidad de autocuidado. Si estás cerca de personas así cuídales.
En la tristeza toca recogerse y prepararse. Yo estoy preparado ya. No es que sea más listo que nadie, es que empecé antes. Para los coaches y facilitadores el miércoles 12-3 fue un frenazo en seco. Ese mismo día se anuló lo que tenía el jueves, y el viernes y lo de las semanas siguientes. No me hizo falta confinarme, no tenía dónde ir. Así que voy avanzando por la curva.
La tristeza, aunque duela, es el momento más bonito. Es la que nos permite integrar los aprendizajes. La que nos lleva a la aceptación de la realidad y a empezar a mirar el futuro desde la nueva perspectiva. Es otra emoción de la que solemos escapar y en la que conviene que nos quedemos el tiempo necesario para procesar toda la información que nos trae.

Un arma secreta: La PAREPIA

Si todo lo anterior falla te recomiendo que utilices la parepia. Me la recomendó mi buen amigo Jorge, director del Hotel Gran Bilbao.
En situaciones complejas utiliza la parepia: PAra, REspira, PIensa y entonces Actúa. 
¡Nunca falla!

¿Qué puedes hacer en tu organización ahora?

Si estás pensando qué puedes hacer ahora mismo en tu organización aquí tienes algunas ideas que espero te inspiren:
  1. Es un buen momento para formarse, hay muchas oportunidades y el conocimiento es más accesible que nunca
  2. Puedes pensar en los cambios que puedes hacer a la vuelta al trabajo
  3. En general no es buen momento para crear negocio. Y sí para generar relaciones de largo plazo con tus clientes. Es momento de fidelizarlos
  4. Con tus trabajadores puedes generar espacios de confianza donde fomentar la participación e implicación
  5. Podrías aprovechar establecer procesos robustos: clarificar funciones, interrelaciones, etc
  6. En general es buen momento para preguntarse  por esas acciones que siempre habéis querido poner en marcha y no teníais tiempo. ¿Qué es eso que lleváis tanto tiempo esperando para acometer?

¿Y qué más?

Os dejo un avance sobre lo que os voy a ir contando en los post de las próximas semanas:
– Cómo va a quedar la sociedad tras esto. Un avance de los cambios que vienen. Y el escenario que dibuja Yuval Noah Harari (autor de Sapiens)
– Cómo diseñar una nueva cultura a través de las reuniones (ligado con el cambio de medio del artículo anterior)
– Los pasos para generar una comunidad de personas que acompañan a personas.

Acerca del autor: